fbpx

La Vía de la Voz ha sido un punto de inflexión

Me decidí a hacer La Vía de la Voz, por recomendación y con objetivo totalmente profesional. Soy actor y trabajo en diferentes disciplinas (teatro, cámara y doblaje) y buscaba que mi voz conectase más con mis verdaderas emociones, tenía la sensación que se quedaban cosas en el tintero, que de alguna manera la autoexigencia provocaba un bloqueo y donde más se notaba era en la voz, y sobretodo, cuando no era un personaje el que salía a escena sino yo mismo.

El proceso no fue fácil, ya que, como actor, me tocó hacer un proceso un poco diferente.

Por un lado, a los intérpretes nos enseñan a mostrar emociones procesadas y filtradas a través de las diferentes máscaras de los personajes, según como son, lo que hayan vivido, etc… Las emociones salen de nosotros, pero de una manera alterada para encajar en ese personaje. Y yo lo que buscaba era enseñar verdad.

Por el otro, a evitar la idea que durante el curso era actor, ya que a la que tienes a alguien delante ya ves público y te colocas en modo actuación, aunque sea una sola persona. Me tocó dejar al actor en la puerta, para entrar en la sala, solamente, yo.

No fue hasta encontrarme en el medio del proceso cuando me dí cuenta que mi propósito inicial estaba errado. Si quería encontrar la verdad en mi voz, no tenía que ser desde un objetivo profesional sino personal. Yo mismo, tenía que liberar partes de mi interior y que estas se mostrasen en mi voz y, tarde o temprano, eso se vería reflejado en mi trabajo.

La Vía de la Voz ha sido un punto de inflexión en muchos sentidos. Te das cuenta que algo en ti se ha desplazado y te obliga a recolocarte y remover cosas en tu interior, que inevitablemente provocan que también se muevan en el exterior. Este pequeño cambio en ti provoca que tengas que buscar un nuevo sitio en tu entorno y que el entorno se tenga que adaptar, mover, para dejarte posicionar en tu nueva posición.

Y los cambios están y se notan, tanto a nivel personal como profesional. Aunque me encuentro en un proceso inicial de este viaje, tengo la sensación que solo ha hecho que empezar.

Carlos Briones